Bebés y niños

Ortodoncia en niños

La erupción de los primeros dientes permanentes no indica el inicio de la ortodoncia, puede ser antes o después

La ortodoncia en niños se recomienda a partir de los 6 años. A esa edad, aproximadamente, erupciona el primer molar permanente. En Demendizabal&Aller valoraremos, en ese momento, la necesidad de colocar aparatos removibles o fijos. Un examen minucioso nos permitirá la detección precoz de malformaciones esqueléticas y/o dentarias que pueden interferir en el crecimiento normal del niño, indicando el momento más conveniente para comenzar el tratamiento.

Ventajas de la ortodoncia temprana

  1. Conduce al correcto crecimiento de los maxilares:
    Gracias al tratamiento de ortodoncia temprana es posible expandir paladares estrechos, mejorar la posición de la mandíbula o incluso del maxilar superior. Con este tipo de tratamientos conseguimos además de aliviar la falta espacio para los dientes definitivos, mejorar la respiración y la calidad del sueño. Al mismo tiempo que reducimos problemas otorrinolaringológicos.

  2. Mejorar o corregir la deglución atípica:
    La deglución atípica es una anomalía relacionada con nuestra forma de tragar. La lengua se coloca entres los dientes superiores e inferiores a la hora de tragar. Por tanto, afecta a las estructuras orofaciales como dientes, mandíbula, paladar, encías, labios y lengua. Si este hábito no es corregido a tiempo podrá causar maloclusiones futuras tales como la mordida abierta.

  3. Ayuda a guiar a los dientes permanentes hacia una correcta posición:
    Cuando se produce el recambio de los dientes temporales y los definitivos comienzan a erupcionar es un buen momento para analizar si existe espacio suficiente para los dientes permanentes. Un tratamiento de ortodoncia en niños también disminuye la probabilidad de dientes permanentes que no pueden erupcionar de manera correcta o que quedan atrapados dentro de la encía y/o hueso, conservando o ganando espacio para los dientes definitivos que están erupcionando.

  4. Disminuye el riesgo de traumatismos dentales:
    La ortodoncia temprana puede mejorar e incluso corregir la posición de los dientes definitivos para prevenir futuros traumatismos dentales. Por ejemplo, cuando los incisivos superiores tienen una posición muy inclinada hacia afuera estos tienen más probabilidad de sufrir una lesión por un golpe o traumatismo.

  5. Tiempos más cortos en una futura ortodoncia fija:
    El tratamiento precoz con ortodoncia interceptiva en los niños, nos ayuda a disminuir el tiempo de tratamiento de una posible futura ortodoncia.